¿Falta empatía o hay sordera?

 

emphaty

 

Imagen bajo licencia Creative Commons, extraida de http://www.flickr.com/photos/auro/106509125/

 

La empatía es fundamental en la comunicación humana. La palabra comunicación deriva de COMÚN, lo que tenemos en común. Por lo tanto, empatía es la capacidad de ver cada vez más aspectos positivos del otro, tener más aspectos en común.




Empatía es tratar de “ponerse en los zapatos de la otra persona” sin embargo, esto no se logra en un cien por ciento, lo único que nos queda al final, es seguir intentándolo, con ganas, para lograrlo

Bueno, pues eso es lo que muchos enfermos de fibromialgia y /o de síndrome de fatiga crónica echan en falta.

Los enfermos afectados de fibromiàlgia y/o síndrome de fatiga crònica echan en falta ese ejercicio de empatía, por otro lado poco frecuente en nuestra sociedad

Lo echan en falta, en más ocasiones de las que seria deseable:
En las personas que conforman el entorno familiar y laboral.
En los profesionales de la medicina que les deben de ayudar…pero con demasiada frecuencia, no prestan esa ayuda…por que no les entienden, ni les escuchan, y lo que es peor…porque no les creen.
En algunos mandatarios políticos, que sólo encuentran razonables sus propuestas, sin querer pararse a pensar, si puede haber soluciones más razonables y efectivas de las que defienden con tanta perseveráncia.
Quien escribe estas líneas ha intentado dirigirse a personajes conocidos de la vida social, a deportistas de élite, buscando un apoyo sustentado en su relevancia social, hasta ahora sin demasiado éxito, la verdad sea dicha…
Bueno, quizás con un poco más de tiempo logremos ese resultado de apoyo de personas relevantes de nuestra sociedad, y ello quizás pueda conseguir que la empatía y no la sordera, funcionen en nuestro empeño de defender el contenido de la iniciativa legislativa popular en favor de la mejora a los enfermos de fibromialgia y/o síndrome de fatiga crònica.
Lo que no sé, és si tenemos demasiado tiempo por delante…

One response to “¿Falta empatía o hay sordera?

  1. Sería muy útil, como lo ha sido en otros casos (Rock Hudson-SIDA, por ejemplo), poner caras de famosos a estas enfermedades. Coherente o no, justo o no, esta sociedad es como es, y en general afecta más lo que lo ocurre al ídolo de turno que al vecino de al lado. Manuela de Madre, en su momento, hizo mucho por poner la fibromialgia en el mundo real, y me pregunto con qué cara debe haber recibido las enmiendas a la totalidad del Parlament de Catalunya a la Iniciativa Legislativa Popular, que costó tanto tiempo y tantas energías a tantas personas que de lo que están faltas, precisamente, y entre otras cosas, es de energías. Pero hay que ser realistas: estas son enfermedades de ricos, en el sentido de que sólo las personas con más poder adquisitivo pueden costearse las pruebas y los tratamientos que se aplican sólo en medicina privada. ¿A cuántos ricos conocemos que estén dispuestos a compartir su dinero con los que no lo tienen, para que también puedan acceder a las pruebas necesarias y a los tratamientos efectivos? Dar la cara significaría comprometerse, y comprometerse significaria la obligación de hacer algo. ¿Y para qué iban a hacer algo? Estas no son enfermedades ni de pobres ni de ricos, hay enfermos de FM i de SFC en todas partes, en todas la clases sociales. ¿Dónde están los fibromiálgicos y los fatigados crónicos de la alta sociedad? Desengañémonos, para ellos siempre será más fácil la vida, porque no tienen que preocuparse por su futuro ni el de sus hijos, porque tienen a su alrededor muchas personas que llegan donde ellos no llegan, y porque pueden costearse balnearios, masajes, tratamientos y lo que haga falta. Entonces, ¿para qué iban a complicarse la vida dando la cara por los que tenemos las cosas más difíciles, esa gran mayoría de condenados a peregrinar por los consultorios de la seguridad social y los despachos del INSS y del ICAM? La empatía brilla por su ausencia, sí; de sordera, nada. No hay empatía a nuestro alrededor. Médicos, políticos, jefes y compañeros de trabajo, muchas veces la misma familia… O nos ignoran, o se enfadan, o nos culpan de nuestros males. Claro, qué distinto sería si Fulanito de Tal, ese chico tan guapo y tan encantador que protagoniza películas millonarias, saliera un día en la tele diciendo. “Tengo SFC”, o si la chica de moda soltara la lagrimita en horario de máxima audiencia mientras confiesa: “La fibromialgia me impide disfrutar de la vida”…

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s